"From here on in I shoot without a script..."
Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 8 de febrero de 2010

Reflejos que matan…




Odiaba sentirse vencida al mostrar su desprecio hacia esa persona reflejada en el espejo que le devolvía la mirada cada día.
Odiaba las lágrimas que brotaban sin descanso ante esa imagen.
A los golpes que asestó a ese reflejo, ahora hecho añicos, con infinidad de pequeños vidrios esparcidos por el suelo, como si de un puzzle de cristal se tratase, con el deseo y la esperanza de volverlo a armar algún día y ver a una persona diferente al otro lado del espejo…

Lo rompía…una y mil veces, ayudándolo así a distorsionar sus rasgos, creando un espejismo para sus ojos.
Y derramaba su sangre causada por los golpes que le asestaba, mil punzadas de cristales incrustadas en sus manos y en ellos un reflejo de impotencia, un odio personal, una protesta silenciosa…

Aversión, repugnancia y rencor hacia una silueta que asfixiaba su interior y así, de la misma manera, le deformaba inexorablemente también el exterior.

Una maldita obsesión nociva que conseguía sumergirla en las profundas aguas del desconsuelo, un miedo a veces inconfesable, un deseo extremo de aislamiento, a fin de ocultar su imagen que caminaba con pasos cortos y pueriles, de la mano del abatimiento y con una sacudida de desprecio recorriendo su mirada lánguida a causa del tormento que padecían su cuerpo, e inevitablemente su alma.

Y cada noche se rendía al desconocer la manera de imponerse a los ataques de su subconsciente que le gritaba palabras despiadadas, reflexiones hirientes, puñales intoxicados de odio y delirio; un maltrato propio que le consumía de un modo abusivo.
Un llanto sin consuelo…

Sintiéndose enjaulada en una pesadilla real, deseando despertar de ella, pero con la maldita certeza de que eso era imposible; Sólo era un desatinado pensamiento que añadir a una lista negra que se colmaba de absurdos con una rapidez pasmosa…

Aún siguen narrando elegías sus ojos, palabras que revelan la muerte de su alma.
Sigue sonando un canon de tristezas, una perfecta composición dramática escrita por el golpeteo de sus lágrimas cayendo sobre el piano.
Y cada tecla pulsada es una herida en su interior…

Así, segundo a segundo se odia, minuto a minuto se debilita;
Se siente morir en un mundo de reflejos que le persiguen a cada instante, que le hacen enfrentarse a la carga de una realidad insoportable en una mente demasiado dolida.

Reflejos que hablan del odio, del resentimiento, de la culpa, de la angustia… o tal vez de todo ello junto.
Reflejos de alguien incapaz de quererse…

Una historia protagonizada por una persona atormentada, basada en la locura y el desconsuelo.
Compuesta por escenas que aparecen, que se repiten frente a un espejo, que se muestran día tras día.
¿…Tan sólo una historia?
... una realidad titulada reflejos que matan.

By:
*Bea*