"From here on in I shoot without a script..."
Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 21 de noviembre de 2011

"Don´t say it..."


Las luces que no vuelven a encenderse...y darse cuenta de que en el fondo no alumbraban tanto.
Perdí 5 sentidos, guardé 13 recuerdos y me dejé la maleta en el aeropuerto...
Un cuarto más para completar los sesenta, un viaje, un sueño sin ser dormido y unas miradas en busca de un reloj parado en las 12 horas.
Escribir y contar el cuento de las mil mentiras, de las mil ochocientas veinticinco en total...
Reprimir lágrimas, llorar silencios...desempolvar las ganas y arrancar otra semana del calendario.
Contradecir un principio agitando un pañuelo, teñirlo de morado y declararse pensador surrealista.
Echarle un pulso a la humillación y perder la mano, admitir la derrota con palabras inflamables y provocar un incendio.
Poner peldaños para, poco a poco, volver a alejar el cielo...
Sentarse a componer y repetir cinco veces los doce compases, hasta completar el blues más sentido. Escuchar el mensaje de aquel piano que nunca llegó a afinarse, de notas que se rindieron y dejaron de sonar... no supieron cuidarlas.
Cohibir palabras y hacerlas mudas, mirarse entre secretos disfrazados de mentiras, registrar los sueños rotos...
Intentar completar la frase, agotar las letras y terminar ahorcado.
Hacer la última foto, una más para el álbum de sonrisas añadidas tras el revelado...
Déjame rememorar así, con imágenes en tiempo parado, que puede que solo él actúe como anestésico.

No lo enfrentes...no lo digas

Vivir incomprendidos recuerdos ahogados, o la incomprensión entre recuerdos que ahogan.
Pasar un día a solas con el miedo... o más bien dos
Hacer uso del masoquismo y llegar a amar el desprecio
Escribir la historia de un todo hecho nada, poco antes de despedirse.
Dictar, firmar y, finalmente, esperar sentencia...


[_Beatriz Rubio_]

viernes, 12 de agosto de 2011

"No hay nada, no hay nadie..."

He perdido la noción del tiempo, no sabría decir cuántas horas han pasado desde que empezó el día, o cuántas quedan para que se acabe.
Solo estas cuatro paredes me hacen compañía perpetua.
Los restos de una conversación a lo lejos atraviesan las rendijas de mi puerta, mil gritos ahogados se cuelan en mi cama, acompañan así mi catatonia…
La ventana cerrada, las persianas bajadas, solo ellas escoltan mi luto.
Algunos recuerdos aislados fomentan mi melancolía, cuando mi mente vuelve a funcionar y las lágrimas destilan mi indolencia.
Sucumbe una sonrisa relegada cada noche, el ánimo se disfraza de ludópata, apuesta y pierde…siempre pierde.
Y empieza el recital que custodia mi condena durante las largas horas venideras, una composición de suspiros y susurros, de súplicas y lamentos, de temores… de silencios.
Afonía y mutismo plasmados en papel, atropelladas palabras saliendo de unos labios que no saben hacerlas sonar.
No hay nada, no hay nadie… y lloras hasta que duele, hasta que los ojos dejan de ver, hasta que el corazón se cansa de latir y el aire se agota.
Después empiezas a descontar sentidos, del primero al último en cuestión de segundos…y ya no eres consciente de nada a tu alrededor, solo hay silencio y oscuridad en unos ojos que siguen abiertos…
Y duele tanto mirar sin ver…
Me he despertado de aquella utopía con la certeza de que no volveré a soñar.
Hoy y desde hace tiempo sólo converso con el silencio, pues ya ni la soledad me escolta
Ella no quiere compañía…
Malvivo en un eterno día gris, donde el tiempo se pasea lánguidamente por mis recuerdos, un monótono tic tac hasta que llega el ocaso, un desolador monólogo repitiéndose en mis tímpanos.
Alma solitaria que escribe y llena renglones con lamentos, un corazón roto marca el compás de un canon de olvidos…
No hay luz para esta noche, acabó con ella la negrura de mi alma
Ojalá pudiera ahuyentar los fantasmas, ojalá se rompiera de una vez ésta soga que llevo amarrada al cuello.
Cicatrices de un segundo que duelen una eternidad…
Y es que sólo soy un títere más en manos de la locura, que con hilos de demencia, me condujo hacia el abismo.
[_Beatriz Rubio_]

martes, 21 de junio de 2011

"Un "adiós" en un antiguo "para siempre"..."




De alguna manera empiezo a alejarme, porque la cuenta atrás ni siquiera ha empezado y yo ya tengo sellada mi carta de despedida…
No voy a tapar mis ojos con una venda, he creído siempre en la belleza de la realidad, tan abstracta y compleja, sarcástica, irónica, hiriente hasta el límite, mordaz…
No voy a creer en quimeras que distorsionen mi tragicomedia, he decidido ver las cosas del color que realmente tienen; ya es mucho tiempo viéndolo…demasiado
Voy a ser sincera, mi turbación ha tocado fondo.
A veces está bien abrirle la puerta al miedo, fiel amigo, nunca me abandonas…
Me ayudas a pensar, a dejar de reprimir mis delirios, me haces temblar de pies a cabeza, impulsas mis lágrimas con crueldad, aceleras mi pulso cardíaco hasta rozar el vahído….
Me ahogas para después ayudarme a respirar.
He huido, sí…ansiaba una posición diferente, necesitaba convencerme de que aún no había llegado el momento.
...¿Me enseñas otra vez a sonreír?
En un pasado ya pagué mi deuda…la pagué con intereses, hoy derramo lágrimas que son las letras de la palabra “injusto”.
Ahora que los kilómetros dan tregua a mi incesante tortura, aquí sola, de madrugada, por fin puedo escuchar a mi alma… y confieso que grita tan alto que daña mis tímpanos.
Qué importa si me arrepiento, al fin y al cabo solo estoy arrancándome el alma una vez más… todo este dolor sigue incrementando mi locura.
Y aquí está otra vez el miedo para hacerme compañía…
Tengo mil sensaciones vagando entre estas cuatro paredes, quizá es lo que me hace vivir en este insomnio continuo en el que no hay cabida para los sueños.
se me hace muy difícil…
se trata de marcar un adiós a fuego en la cicatriz de un antiguo “para siempre”…
Puede que no esté preparada para marcharme de forma definitiva, pero tengo que acabar con esto antes de que mi corazón termine de inundarse y acabe conmigo…
A estas alturas solo me queda alejarme de aquello que un día amé
El distanciamiento es un ensayo de despedida...
he perdido lo más importante y ya no encuentro razones suficientes para quedarme.
Llegados a este punto, que empiece mi cuenta atrás...

[_Beatriz Rubio_]

miércoles, 20 de abril de 2011

"Abismos..."


Otra vez se me escapa el maldito tren...
Otra vez intento ocultar que lo que resbala bajo mis ojos en realidad no es agua de lluvia, son mis lágrimas.
Cada vez me cuesta más andar...ni siquiera puedo dar el primer paso, siento cómo me hundo mientras observo el abismo que duerme conmigo cada noche, ese que me golpea al amanecer.
Y las preguntas sufren ataques de ansiedad al no hallar respuesta, vagan solitarias en mi mente.
Los miedos atacan al corazón y este sangra; intenta buscar un consuelo pero solo obtiene pulsaciones vacías, compases cardíacos que ya no hablan de amor, solo la contradictoria sensación de que el latido indica el final de la vida.
Y así compone melodías tristes, la soledad al piano y así el alma moribunda golpea sus teclas, y así mis venas descargan su sangre para escribir notas muertas.
Olvidar...
En teoría es dejar de tener en la memoria lo que se tenía o debería tener...
Pero en la práctica es más complicado y lleva consigo mucho más que una simple definición.
Es ahogarse en tus propios llantos, es desviar la mirada cuando ves de soslayo un recuerdo.
No sentir...
Debes paralizar tus sentidos para no percibir ningún olor, ningún sonido...
Evitar que una sola palabra lleve a tu mente un sin fin de situaciones.
Olvidar...
Que fácil resulta a veces, en situaciones cotidianas y que imposible se vuelve otras, cuando hay sentimientos de por medio...
...Yo me siento como esos trenes que he visto pasar a lo largo de mi vida, esos a los que no perseguí a pesar de que si hubiera corrido detrás de ellos mis sueños estarían ahora a un palmo de mí.
Vagones monótonos, vacíos, deseosos de acoger gente en algunos momentos; de huir por las vías escapando del miedo en otros.
He gritado tantas noches al cielo, que de alguna manera me he acostumbrado a oír mis súplicas en lugar del silencio.
Sí, quizá ya es costumbre quejarme por el peso de mis miedos.
O tal vez es verdad lo que me dice mi desaliento, puede que la estación esté ya desierta y ningún tren pase ya por aquí...
Siempre he pensado que la vida, mientras dure está llena de oportunidades, de esos trenes que esperan un viajero más, que pasan frente a nosotros para llevarnos a un lugar que sólo aparecía en nuestra imaginación, en lo más profundo de nuestros deseos, que nos acerca a ese algo con lo que tanto habíamos soñado…
Pero he llegado a la conclusión de que el verdadero problema es otro; trenes pasan muchos, pero es un largo viaje y quizá buscamos la compañía perfecta durante el trayecto.
Si he dejado pasar tantos trenes es porque compré dos billetes con la esperanza de que alguien me acompañara;
…pero en mi viaje solo se sentaría conmigo, respaldo con respaldo, la soledad.
Así que hoy, reteniendo las lágrimas, rasgo con resignación el billete de acompañante al convencerme de que, amargamente, no habrá más trenes para mí…

[_Beatriz Rubio_]