"From here on in I shoot without a script..."
Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 29 de junio de 2013

"Próxima parada..."

Ya sé a dónde voy, aunque sólo sea porque una voz femenina acaba de anunciarlo en el vagón de metro.
...Menos mal.

viernes, 21 de junio de 2013

...

Así que me mordí la lengua por "segunda última vez".
Perdonad, es mi p*ta manía de intentar hacer comas con los puntos que no suturan. 

Salí de allí como si se me fuese la vida en ello. (Vaya, justo era eso lo que estaba pasando.) 

Y aquí estoy ahora, después de, qué importa cuántos años, con el billete de ida en una mano, metiendo en la maleta mi cara de idiota, y pensando... joder, Beatriz y ¿todo para esto?

...anda, que ya te vale.

jueves, 6 de junio de 2013

"Me pesa la noche..."


Esta noche no puedo tener la cabeza más vacía, ni los pulmones más llenos de veneno.
¿Sabes de esas fotos que se van poniendo viejas y se acaban borrando?
¿Sabes cómo se siente la protagonista del objetivo al ir desapareciendo de todas ellas?,
Se va, dejando aún a deber demasiadas retinas por las que pasar, demasiadas huellas que estampar en sus bordes.
Qué rápido llega el silencio...¿lo oyes?. Ya sé que deberíamos pararlo, aunque eso nunca nos gustó demasiado y mira que lo intentamos, pero nacimos con el oído entrenado al contrario.
En realidad es difícil escuchar palabras, yo al menos, sólo recuerdo el ruido del egoísta que se manchaba los dedos de ginebra.
Desde luego, hay puñales que nunca pierden su veneno...y aún más lenguas envenenadas.
Pero por mucho que nos enfrentemos al jurado, hay algo que nuestra conciencia tiene claro y es que el precio que debemos pagar no es más que el de la gasolina, para ir borrando la carretera y evitar que algún día nos lleve de vuelta...o para provocar el mayor incendio, creo que nunca estuvo del todo claro.

El mismo motivo, la misma supuesta pestaña que se cuela en mis pupilas para hacerme llorar.
Si te acercas un poco más, seguro que puedes leer la parte final de su nombre.
¿Y las letras del principio?, pues... como la chica de la fotografía. Las borraron, se fueron, amor ir. Perdón, me equivoqué con los espacios. Pero en fin, llámalo A, o equis. 
Ya no importa.

jueves, 24 de enero de 2013

"Fail..."


Aguantar el peso de las apariencias, esas que controlan las ganas de volver a lanzar los dados y jugar a un juego que se queda sin aire.
Los ojos palpitando en los brazos de lo im…posible, que hacen aguadillas a esas sábanas que mienten.
Envenenar el número par, trasnochar entre copas agridulces, apagar la luna y quemar las palabras, para apostar después  por el siete y abrazar excusas que pretendían llegar tarde.
Perder el tiempo en adivinanzas sobre canciones fuera de cobertura, competir por todo aquello que hizo que los párrafos se quedasen vacíos de letras y la moneda se cansase de jugar al "cruz o cruz".
Y es que fallamos. Lo sé desde que la cafetera se puso en huelga...ese café, siempre solo, fue una de esas miles de cosas que de repente y sin avisar, dejaron de oler a mañana.
Imprudencias atípicas, ejemplos de vender la noche y quedarse un minuto más a comprar la puesta de sol que haga más daño.
Seguimos oyendo cómo la partitura berrea, porque echa de menos discutir con los pulsos de ese alguien que la toca.
Rasguea un motivo mientras se pierde en el tejado y cuenta los gatos que ya no duermen… tampoco ellos saben de consuelo.
Cuando la luz se apaga, no hago más que preguntarme dónde se esconde…y por qué aquél maldito drama fue sólo de prestado.
¿Cómo se ignora el reloj cuando sabes que juega en tiempo parado?
Quizá es más fácil mirar queriendo ver, pero cuando el por qué se cansa de preguntar y dimite,convive en un ciclo eterno con los mismos disfraces luciendo sobre un escaparate nuevo.
No sé en qué momento, ni en qué lugar, sólo sé que llovían alfileres, que me crucé con la prisa nadando a contracorriente y mientras, se ahogaba el tiempo.
Brindo por no saber parpadear, por acunar los secretos hasta que cabecean, o por todas esas cartas que no llegaron a escribirse.
Y por último, borro las voces que sonaron antes de que llegase el otoño, porque esta vez, para evitar el acierto, solo voy a contar hasta 6…