"From here on in I shoot without a script..."
Se ha producido un error en este gadget.

martes, 5 de mayo de 2009

*Peformance*


Hace tiempo tuve un sueño...Siempre lo había visto, siempre lo quise, siempre sentí una admiración especial hacia ello, un sentimiento profundo que me abrigaba y me daba toda la fuerza que ninguna cosa en la vida había conseguido darme.En ese sueño creí haber muerto y haber viajado al paraíso. Un cielo de cortinas rojas, un telón que siempre me recordaba mi vida: una actuación de tiempo limitado, llena de aplausos, de lloros y de todo tipo de sensaciones.Unos focos que parecían alumbrar el camino correcto, ese que no siempre seguía, pero que, al ver la luz podía adivinarse que al no recorrerlo todo acabaría mal...Un sueño que pude cumplir. Ese telón se subió y consiguió transportarme en el tiempo y el espacio, solo esa sensación conseguía la más espléndida sonrisa sin necesidad de un guión.En algún momento de forma irónica pensé en mi muerte. Fue como una señal. “Si tuviera que morir desearía hacerlo encima de un escenario vestida de amarillo”... sin duda era algún tipo de “chiste”, pero no podía expresar de mejor forma el sentimiento de que el teatro es mi vida y de que cuando ese telón baje mi vida también bajará con él. Cuando eso pase me gustaría que fuera así: haciendo realidad mi sueño, deseando que si no es así no sea de ninguna forma.La realidad era esa...Tanto que agradecer... el teatro literalmente salvo mi vida. Subir al escenario era borrar todo gesto de dolor, era sentir la más absoluta calidez, era soñar despierta, era seguir una vida que estaba escrita en un guión...Y así es como la sentí en cierto momento: tan pequeña e insignificante como unos folios encuadernados pero grandes e importantes cada vez que empezaba la actuación.Desde ese sueño mi cabeza, mi alma, mi cuerpo y mi corazón quedaron estancados en un mundo tan perfecto que parecía irreal.El aforo de nuestra vida se va completando con el paso del tiempo; cada butaca simboliza a un espectador, ese amigo o simplemente ese compañero de viaje. El dia en que todo acabe ese rincón estará lleno de las personas que nos marcaron para bien o para mal, todas esas que ayudaron a escribir nuestra mejor obra de teatro. Ese día será la última actuación, podrá bajarse el telón, podrán apagarse las luces, podremos refugiarnos en la mejor de las sensaciones, en la ovación final...Pero nunca, nunca jamás en el olvido...*Simplemente: GRACIAS!

1 comentario:

  1. me parece una falta de respeto que este texto no tenga ningún comentario, así que después de estar mucho tiempo leyendo tu blog, decido inaugurar tu entrada diciéndote que hoy mi ovación va por tu forma de escribir con el alma, y por tu gran amor TEATRO.
    ¡BRAVO! ;)

    ResponderEliminar